Los productos más dañinos para el medio ambiente

Compartir

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on email

Nuestra dieta tiene un impacto evidente en el medio ambiente. Seleccionando los productos que compramos, cocinamos y consumimos podemos reducir los daños que provocamos a diario en el clima, los espacios naturales, el agua o la vida del resto de animales que habitan el planeta.

Alimentos que se deben evitar, por el bien del medio ambiente

Por lo menos, lo que podemos hacer es evitar o reducir el consumo de los productos más perjudiciales:

Carne de ganado vacuno

Como ocurre en todos los rumiantes, la digestión de las vacas produce grandes cantidades de metano, uno de los gases de efecto invernadero más potentes. Una vaca puede generar hasta 300 litros de metano al día.

La cría masiva de vacuno también está asociada en muchos países con la deforestación. Los industriales de la carne poco escrupulosos fomentan la quema de grandes extensiones de bosques y selvas, por ejemplo, en la Amazonía, para criar vacas y producir carne a bajo precio. Solo se salvaría de esta crítica la ganadería ecológica extensiva. La ganadería y el pastoreo a pequeña escala pueden ayudar a mantener las poblaciones rurales y el equilibrio de los hábitats naturales.

Carne de cerdo

Si el análisis se centra en la contaminación del agua, en especial en amplias zonas de Catalunya y el resto de España, el lamentable liderato de impacto ambiental debe ser otorgado a la producción de carne de cerdo. Los purines (residuos orgánicos) que se generan en las granjas porcinas son difíciles de gestionar y en muchos casos llegan al medio ambiente provocando contaminación por nitratos de las aguas superficiales (ríos, lagos) y subterráneas. La gran mayoría de zonas de Catalunya en las que existen granjas de cerdos, por ejemplo, tienen sus fuentes y pozos contaminados e inutilizados para el consumo humano.

Mantequilla, leche y queso

La producción masiva de leche, mantequilla, nata, quesos y otros derivados grasos del ganado son la base de muchas de las explotaciones de este tipo de animales de granja. Las granjas que se construyen en zonas de gran valor natural a partir de deforestación son responsables de grandes emisiones de gases de efecto invernadero como el dióxido de carbono (por la quema de árboles) y el ya mencionado metano. También en este caso, se debe reconocer que la ganadería ecológica provoca impactos ambientales menos graves.

Aceite palma

En un país como el nuestro (con aceite de oliva de buena calidad a nuestro alcance), el aceite de palma debería ser un producto prescindible. A escala global es más difícil porque el aceite que se extrae de la palma Elaeis guineensis es el segundo más consumido del mundo (después del aceite de soja). Una parte importante de estos cultivos han supuesto la destrucción de grandes zonas forestales y la desaparición de hábitats naturales de especies tan importantes y singulares como los orangutanes, como sigue ocurriendo en Malasia e Indonesia.

Gambas, langostinos y similares

Por lo general no pedimos información sobre el origen de los productos que consumimos. En el caso de los crustáceos esta información es muy importante si estamos preocupados por la supervivencia de ecosistemas de gran valor y fragilidad como los manglares. La captura masiva de langostinos en Tailandia (tercer exportador mundial de productos pesqueros) supone desde hace años la destrucción de grandes extensiones de estas áreas costeras en las que los árboles y sus raíces forman entramados en los que proliferan diversas formas de vida animal y vegetal. Si encontramos en el mercado crustáceos con precios anormalmente bajos podemos sospechar de una procedencia tóxica, no sólo porque pueden tener su origen en zonas lejanas en las que se aplican prácticas de acuicultura poco saludable sino porqué pueden estar vinculadas a la destrucción de la naturaleza y la explotación laboral infantil.

Aguacate

En algunos países, México, por ejemplo, la producción del aguacate se ha convertido no sólo en un problema ambiental (ocupación de la tierra, sobrexplotación de los acuíferos…) sino también en motivo de graves conflictos sociales, violencia y explotación humana. En una visión ambiental amplia, el aguacate también puede ser considerado como el paradigma de los cultivos con una grave huella de carbono, debido a que buena parte del consumo se lleva a cabo a miles de kilómetros del punto de cultivo. También se podría decir algo parecido de una larga lista de frutas tropicales (piña, mango, kiwi e incluso el plátano).

Foie (foie-gras)

Si nuestra preocupación ambiental se centra en la defensa del bienestar animal es evidente que lo más radical y efectivo que podemos hacer es dejar de comer carne y productos asociados o derivados. Si no estamos convencidos de pasarnos al veganismo, por lo menos, lo que podemos hacer es rechazar rotundamente los alimentos cárnicos asociados a prácticas como el engorde forzado de patos, ocas y gansos. El paladar humano es realmente adaptable a la diversidad cultural, pero, visto fríamente, comer el hígado enfermizamente graso de un ave atiborrada a la fuerza -durante meses- de una comida de dudosa calidad no debería apetecerle a nadie.

Consejos

Además de rechazar o reducir al máximo los productos indicados, podemos poner en práctica otros consejos que también ayudan al medio ambiente:

  1. Tener una alimentación basada principalmente o exclusivamente en alimentos de origen vegetal.
  2. En el caso de consumir carne, reducir el máximo posible el consumo de carne roja y productos procesados a base de carne.
  3. Preferir alimentos locales (producidos cerca del punto de consumo) y de temporada.
  4. Reducir el desperdicio de alimentos.
  5. Consumir pescado solo si procede de reservas o producción sostenible de alimentos.
  6. Limitar al máximo los alimentos y bebidas con azucares añadidos.

Fuente: Bio Eco Actual

Link:https://www.bioecoactual.com/2021/04/17/productos-daninos-medio-ambiente/

Por favor síganos

Más para ver

Carlos Castellanos

Carlos aplica tecnología para crear un impacto social y sostenible en las comunidades rurales, es activista por los derechos de los agricultores y su inclusión en la transformación tecnológica del campo. Sus abuelos y padres se criaron en el campo colombiano, motivándolo por el desarrollo rural y la prosperidad de las empresas campesinas. En su empresa Cultivando Futuro, junto con su equipo han creado desde el año 2013, un sistema de información que usa datos para dar visibilidad a cada uno de los más de 3500 agricultores de su red, al mismo tiempo que guía a las organizaciones que apoyan el desarrollo rural, gobiernos locales y empresas del sector privado, en sus estrategias de desarrollo rural y procesos de toma de decisiones.

La plataforma crea Identidades Digitales para los agricultores y organiza la información sociodemográfica y productiva en tableros de datos con gráficas y estadísticas visuales que permiten entender mejor el potencial y retos de las comunidades rurales, pudiendo mejorar la eficiencia en las conexiones que los agricultores requieren, para acceder a las oportunidades necesarias para que sus empresas familiares prosperen. Entre los últimos logros está el censo rural digital de 1000 agricultores en el municipio de La Peña Cundinamarca, Colombia y la implementación de Cultivando Futuro en Perú en alianza con ACM Ventures. (https://www.acmperu.com.pe/)

Carlos fue ganador de la prestigiosa competencia de Singularity University (https://su.org/) Global Impact Competition y fue premiado con una beca para graduarse de Tecnologías Exponenciales en el campus NASA Eames en Silicon Valley, comunidad que ha documentado su trabajo. https://bit.ly/2G9P01M

Fue seleccionado como fellow del programa YLAI, Iniciativa de Jóvenes líderes de las Américas, (https://ylai.state.gov/) dirigido por el Departamento de Estado de los Estados Unidos, abriéndole la oportunidad de implementar su estrategia de transformación digital rural en Kenia, Nigeria y Etiopía.

Cultivando Futuro fue la empresa ganadora del Summit Global y competencia de Startups Thought For Food (http://thoughtforfood.org/) del año 2017, donde compitió con otras Startups de Asia, Reino Unido y Estados Unidos. Actualmente Carlos es embajador de esta organización, compartiendo su conocimiento y siendo mentor de la startup Aglonera (https://www.aglonera.com/) en Indonesia. Además fue premiado para participar en el programa Accelerate 2030 (https://accelerate2030.net/) organizado por el Impact Hub de Medellín. (https://medellin.impacthub.net/)

Ha sido invitado en dos ocasiones como panelista en el congreso CFS (Comité para la seguridad alimentaria) (http://www.fao.org/cfs/home/plenary/cfs46/cfs46se/se060/en/) organizado por la FAO, (Naciones Unidas) en su sede principal en Roma.

Ha sido mentor y panelista en eventos organizados por la UIS (Universidad Industrial de Santander) (https://www.uis.edu.co/), Universidad EAN (https://universidadean.edu.co/) , Universidad Jorge Tadeo Lozano (https://www.utadeo.edu.co/es) y el CIAT (Centro de Investigación para la Agricultura Tropical) (https://ciat.cgiar.org).

Como Director de Operaciones de Cultivando Futuro, usa su experiencia en implementación de tecnología para agricultura y cooperación con comunidades rurales para dar consultoría y crear alianzas inter-organizacionales.